¿Sabes cuál es tu potencial para ser contratado?

0
575

Por Fernando Calderón*

 

Si tu respuesta es negativa, entonces necesitas conocer lo que es la empleabilidad, un concepto que mide la capacidad que cada persona tiene para obtener la máxima rentabilidad de su perfil académico y profesional. Es decir, tu nivel de empleabilidad se traduce en el potencial que tienes para ser contratado y se basa en el desarrollo continuo de tus conocimientos, habilidades y actitudes, trascendiendo en el interés que las empresas muestren en ti como candidato.

 

No obstante, la empleabilidad no significa que sepas hacer de todo y estés dispuesto a todo, al contrario, la idea es que hagas mejor lo que sabes hacer mediante el constante desarrollo de tus habilidades profesionales, más allá de tu campo de especialidad, por ejemplo: mejorar tu expresión verbal para manejar presentaciones con clientes, o aprender y poner en práctica estrategias de negociación, entre muchas otras. Lo cierto es que tu empleabilidad se enriquece conforme adquieres experiencia y es determinante para tus opciones de promoción y desarrollo profesional.

 

¿Cómo aumentar tu factor de empleabilidad?

Podríamos resumirlo en las siguientes variables: conócete, fórmate y véndete. Por un lado, tener bien definidos tus intereses es la mejor forma de obtener buenos resultados profesionales; por el otro, es importante que conozcas lo que demanda el mercado laboral actual. Recuerda, el desarrollo de la empleabilidad no termina nunca, debe trabajarse en ella a lo largo de toda la vida profesional, aun cuando se tenga un trabajo estable. A continuación algunos consejos prácticos:

  1. Examina detenidamente cuáles son tus habilidades y fortalezas más importantes: conocerlas, no sólo te ayudará a potenciarlas, sino también a identificar las áreas de oportunidad en las que necesitas trabajar.
  2. Identifica las empresas y los reclutadores que quieres que te entrevisten: esto te permitirá enfocar tu carrera desde un inicio, no te limites a los departamentos de recursos humanos, sé creativo y dirígete también al área de la cual te gustaría formar parte.
  3. Investiga qué es lo que buscan en los empleados las empresas que te interesan: en la actualidad cuentas con muchos recursos que te permitirán llevar a cabo una buena investigación, por ejemplo el Internet, las Redes Sociales o revistasenfocadas al sector de tu interés.
  4. Investiga también el mercado objetivo de la empresa: esto te permitirá demostrar un conocimiento básico sobre la empresa, sus competidores y sus consumidores, cosa que te hará sobresalir entre los demás candidatos.
  5. Revisa qué es lo que te motiva para destacar en tu trabajo: de esta forma sabrás qué te estimula para realizarlo y podrás desarrollar la autonomía necesaria para que te confíen mayores responsabilidades.
  6. Sé autocrítico: más no despiadado contigo mismo, una sana autocrítica incrementa tus niveles de confianza, lo contrario se define como soberbia y puede entorpecer tu vida profesional.
  7. Actualiza constantemente tus habilidades: si la empresa en la que laboras, o deseas laborar, cuenta con un sólido programa de educación continua, aprovéchalo; no obstante, si este no es un recurso disponible en tu empresa, busca cómo desarrollar tus conocimientos y habilidades manteniéndote constantemente actualizado con respecto a nuevas tendencias.
  8. Observa dónde se encuentran las oportunidades de desarrollo: innova y haz propuestas para mejorar procesos; no olvides ser flexible con tu plan de desarrollo profesional, recuerda que es una guía que te lleva a tu meta que no debe rigidizarse.
  9. Practica el marketing personal: aprende a venderte, ya sea que busques un nuevo empleo o una promoción en la empresa en la que laboras, ten la habilidad de cuidar tu visibilidad entre los tomadores de decisiones y comunica tus logros.
  10. Trabaja constantemente en tus habilidades interpersonales: en la actualidad estamos más interconectados que nunca, es por esto que no debes olvidar alimentar tu capacidad de trabajo en equipo, de escucha y comunicación asertiva que implica, entre otras cosas, saber decir que no y saber comunicar tus desacuerdos. Asimismo, cultiva la capacidad de adaptarte a diferentes circunstancias.Recuerda que tu carrera está en tus manos y tu empleabilidad es tú responsabilidad.

 

* Director de Mercadotecnia y Relaciones Públicas de OCCMundial.

Comentarios Facebook