Renault Kangoo, una compañera de viaje

0
766

Por Conexión360.

 

Kangoo forma parte de la gama de vehículos utilitarios de Renault México. Cuenta con una amplia capacidad de carga, combinando comodidad y  practicidad que pide cualquier tipo de negocio.  Además, sin duda alguna, su adaptabilidad, rendimiento y durabilidad lo convierten en una  gran opción para emprender un largo viaje.

Así fue como hace 19 meses, Florencia Guiñazú y Gabriel Guini emprendieron una aventura: recorrer América hasta llegar a Alaska, a bordo de una Renault Kangoo.

El 9 de julio de 2013, salieron de Buenos Aires para iniciar este viaje, al cual llamarían “Te quiero hasta Alaska”.  Al día de hoy, han pasado por Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Brasil, Guyana, Surinam, Guyana Francesa, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, Belice y actualmente, recorren México; sumando así 18 países de los 21 que habrán de visitar antes de arribar a su destino el próximo verano.

A México llegaron en noviembre del año pasado y ya han viajado por la Península de Yucatán, Chiapas, Campeche, Oaxaca, Puebla y el Distrito Federal, sin duda uno de los puntos más importantes dentro de su recorrido.

En el Blog www.tequierohastaalaska.com.ar y el Facebook Te quiero hasta Alaska, registran su bitácora de viaje, documentando en tiempo real los días y kilómetros transcurridos; contando con sus palabras y con fotografías todo lo que les sucede durante el recorrido. Además, se presentan a ellos mismos e indican las adecuaciones que realizaron a la Renault Kangoo que los acompaña en esta aventura y a quien ellos mismos llaman cariñosamente “La Kangooneta”.

 

La Kangooneta, una Renault Kangoo 2006, motor 1.6 16v. Al día de hoy suma 150 mil km (39,695 km han sido de estos primeros diecinueve meses de viaje, en los que ha recorrido todo tipo de caminos, como asfalto, grava, arroyos y montañas).

“La Kangooneta es nuestra casa desde que inició esta aventura, y aunque mide tan sólo 4 metros cuadrados, una vez que abrimos el portón trasero, nuestro jardín es América” señala Gabriel.

“Desde que la tenemos nos dimos cuenta de que es genial para viajar, tiene una gran visión panorámica y podemos recorrer casi 500 km con 40 litros de gasolina” agrega Flor.

Para viajar más cómodamente a bordo de la Kangooneta, le realizaron distintas adecuaciones, como la cama en la parte de atrás, haciendo una estructura de madera con varias divisiones para guardar la ropa, las refacciones, una alacena y un anafe.

También colocaron cortinas alrededor, cuentan con dos tiras de LED, una en la parte trasera y otra sobre la ventana trasera del lado del conductor. Instalaron un portaequipajes tipo parrilla y un toldo que se extiende dos metros, ya sea para los días de sol o lluvia.

 

Pie de Foto: Florencia Guiñazú y Gabriel Guini

Comentarios Facebook