Knorr-Bremse Global Care North America y Bendix apoya la capacitación vocacional y profesional para mujeres

0
142

Hasta 80 mujeres en la zona de Acuña, México, han aprendido o aprenderán habilidades nuevas que pueden aplicar para iniciar un negocio propio en las áreas de arte culinario o cosmetología/técnicas de diseño de imagen. Y algunas ya lo han hecho.

Lo anterior ha sido posible gracias a un curso de empoderamiento y capacitación vocacional impartido recientemente por el Instituto de Capacitación para el Trabajo del Estado de Coahuila (ICATEC), un instituto local de capacitación, y financiado con una subvención de USD $35,000 otorgada por Knorr-Bremse Global Care North America (KBGCNA), el brazo filantrópico de Knorr-Bremse, con sede en Múnich, Alemania.

Líder del mercado mundial de sistemas de frenado y proveedor líder de otros sistemas de seguridad críticos para vehículos comerciales y ferroviarios, Knorr-Bremse también es la compañía matriz de Bendix Commercial Vehicle Systems LLC, el líder norteamericano en el desarrollo y fabricación de soluciones de seguridad activa, manejo de aire y sistemas de frenado para vehículos comerciales. Un importante generador de empleo en Acuña desde hace más de 30 años, Bendix opera un importante complejo manufacturero en la ciudad.

KBGCNA, en sociedad con sus representantes en Bendix Acuña, financió el programa para apoyar su misión más grande de contribuir a la educación y bienestar de las poblaciones de bajos recursos en sus zonas de servicio.

 

 

Creación de oportunidades

Una vez identificada la necesidad, el ICATEC deseaba incrementar el acceso de las mujeres locales a las habilidades, capacitación, experiencia y confianza que les permitieran ser más autosuficientes. Con propuesta en mano, pidieron apoyo a KBGCNA para crear un programa educativo en dos áreas de enfoque: artes culinarias y cosmetología. Bendix también contribuyó con apoyo financiero al esfuerzo por medio de la Fundación Bendix local y asignó a una empleada de alto nivel para supervisar el proyecto.

El esfuerzo fue un éxito: el primer grupo de 40 mujeres se graduó de la primera sesión este mismo verano, cada una especializada en uno de los dos cursos vocacionales impartidos. Y el ICATEC ya está formando un segundo grupo de 40 mujeres para que inicien los cursos de capacitación este otoño.

“Knorr-Bremse Global Care North America y Bendix se sienten orgullosos de apoyar esta capacitación vocacional y profesional para mujeres en sociedad con el ICATEC”, dijo Maria Gutierrez, presidenta de KBGCNA y directora de sustentabilidad y responsabilidad corporativa en Bendix. “Todas las mujeres deben tener la oportunidad de adquirir las habilidades y conocimientos que se requieren para tener una vida independiente, ser autosuficientes o establecer un negocio propio, si ese es su objetivo. Nos alegra formar parte de ese proceso con un programa que proporciona a las mujeres las habilidades y capacitación que necesitan para lograrlo”.

El nuevo programa para las mujeres de la zona es el ejemplo más reciente de cómo Knorr-Bremse Global Care North America, Bendix y el ICATEC se están asociando a favor de la comunidad. Otros esfuerzos recientes incluyen un programa de capacitación vocacional en habilidades de manufactura liviana que benefició a cientos de jóvenes en situación de riesgo en Acuña.

 

Un programa para las mujeres de todas las edades y todas las condiciones sociales

La inscripción al programa de dos especialidades se abrió para las mujeres de todas las edades que viven en la zona de Acuña. El ICATEC promovió los cursos localmente, así como a través del centro local de empoderamiento de mujeres y el refugio de mujeres (Opciones Dignas), y sus canales sociales.

“No queríamos limitar el rango de edad de las estudiantes porque sabemos que hay todo tipo de mujeres en diferentes etapas de su vida que necesitan esta clase de empoderamiento”, dijo Jacqueline Perez, gerente de la planta de Acuña y responsable del proyecto. “Algunas tienen hijos, otras no. Algunas solo necesitan una alternativa para poder ser autosuficientes e independientes. Para poder ejercer el mayor impacto posible, ofrecimos el programa a todas las mujeres interesadas”.

Las especialidades tanto en artes culinarias como en cosmetología del programa de capacitación de mujeres tenían cupo para 20 estudiantes por sesión, y cada curso consistía en un plan de estudios de 180 horas que debía concluirse en unos cuantos meses.

Además de enseñar a las estudiantes los aspectos básicos de cada carrera con un plan de estudios práctico, cada especialidad incluyó un curso de administración y desarrollo humano, a fin de que aprendieran a administrar las finanzas de un negocio y a reinvertir para estimular el crecimiento empresarial.

Una parte de la subvención se utilizó para cubrir el costo del curso de hasta 80 estudiantes y otra se destinó a la compra de equipo para el programa. Para la especialidad culinaria se adquirió equipo de cocina, como un horno de convección y licuadoras profesionales, mientras que para el curso de técnicas de diseño de imagen se compraron espejos, secadores de pelo y herramientas de corte y peinado.

Asimismo, Bendix —a través de la Fundación Bendix— contribuyó al programa con un regalo de graduación para cada estudiante al final del curso. El regalo contenía artículos que podrían resultarles útiles para iniciar su negocio. Por ejemplo, las estudiantes en el curso de técnicas de diseño de imagen recibieron espejos con luz y estuches, mientras que las estudiantes de artes culinarias recibieron utensilios para hornear y medir.

 

Una sensación de éxito pese a la pandemia

El primer grupo de 40 mujeres comenzaron su curso a principios del 2020 y lo concluyeron en el verano de 2021. Aunque hubo retrasos en el programa debido a la pandemia del COVID-19, las inscripciones se mantuvieron constantes. Al cierre del programa, 39 de las primeras 40 mujeres lograron concluirlo.

“Con los desafíos impuestos por el COVID-19 hubiera sido fácil abandonar el programa, pero no lo hicieron”, dijo Perez. “El hecho de que fueron constantes a lo largo de la pandemia demuestra su decisión de mejorar su perspectiva del futuro”.

Finalmente, muchas de las mujeres que se graduaron manifestaron su sensación de logro durante la ceremonia de graduación.

“Fue muy gratificante poder ayudar a mejorar la vida de estas mujeres”, dijo Perez. “Antes de este programa, muchas dependían económicamente de su pareja o cónyuge. Este programa les ha proporcionado una nueva serie de habilidades que les permitirán ser independientes”.

El segundo grupo de 40 mujeres está programado para iniciar la segunda ronda de cursos en septiembre de 2021. Por otra parte, aquellas que recientemente concluyeron el programa ya están poniendo en prácticas sus nuevas habilidades.

“Durante la ceremonia de graduación, algunas de las participantes agradecieron la oportunidad de poder adquirir habilidades nuevas y aprender a administrar un negocio pequeño”, dijo Perez. “Hemos visto que algunas de las mujeres ya empezaron su propio negocio y están comenzando a promoverlo en los medios sociales”.

Comentarios Facebook